El lugar donde viejos roleros se reunen: Bienvenido al sitio de las leyendas.
 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Dobles Doblado anuncia su retiro como modisto: "La fama me agobia"
LIBROS: "Crow": Luca Abazzia anuncia su nuevo spin-off, "En el ojo de la tormenta". Nos cuenta la historia Mireia, Ashtar y Glover en su lucha contra el inframundo. El escritor dio detalles sobre las tres guerras mágicas y reveló que pronto saldrá a la luz el desenlace de la historia entre Ashtar y Mireia.
Rolera desaparecida. Aún no hay datos sobre la rolera española Anies. Se sospecha que escapó de su casa por propia voluntad.
MANGA: Hay rumores sobre Heroes y Villanos ll. Entrevista en exclusiva con la autora, Alice Arthagon.
"Consuelo", el musical que conquisto los corazones de todos da por finalizada su gira.
LIBROS: Malas noticias para los fanáticos de "Maid Latte". Su publicación será retrasada indefinidamente.
Los números de Riujano Go caen. El juego que sorprendio a todos comienza a aburrir a los jugadores en menos de un mes.
CINE: Se acerca el lanzamiento de "Thunder Storm" y "Runners" de la mano de La Wea Entertainment.
El afamado escritor Luca Abazzia confirmó que se encuentra trabajando en dos nuevas historias. Aún no hay detalles.
SERIES: Llega la primer serie dirigida por Alice Arthagon. No hay titulo oficial, pero la misma directora reveló que será una historia llena de amistad y misterios.
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
» Heroes of Zophia (en construcción) [I+D]
Miér Nov 01, 2017 11:51 pm por Alice Arthagon

» Thunder storn ROL
Sáb Jul 08, 2017 4:07 pm por Dobiwoman

» Historias de una luna carmesì (PV Tomatou)
Dom Abr 16, 2017 2:22 am por Tomatoide

» Donde la vida nos lleve (inscripción y dudas)
Jue Abr 06, 2017 9:49 pm por Riuji

» Runners (inscripciones y dudas)
Dom Abr 02, 2017 5:25 pm por Riuji

» El día que el Cuervo de Luz dejó de brillar [PVT w/Ashtar]
Miér Mar 15, 2017 7:25 pm por Riuji

» The Tower of the Seven Sins
Mar Mar 07, 2017 12:06 am por Riuji

» Thunder storm (Inscripciones y dudas)
Miér Ene 25, 2017 1:44 am por Alice Arthagon

»  La diplomacia no siempre es la solución
Dom Ene 22, 2017 12:00 am por Riuji

Mejores posteadores
Riuji
 
Alice Arthagon
 
Zeruko
 
Anies
 
Kalijo
 
Lord Dobles
 
Dobiwoman
 
Tomatoide
 
Ghiz
 
Dracyo2
 
Los posteadores más activos de la semana
Los posteadores más activos del mes
Alice Arthagon
 
Miembros que empiezan más temas
Riuji
 
Alice Arthagon
 
Zeruko
 
Dobiwoman
 
Dracyo2
 
Kalijo
 
Tomatoide
 
Anies
 
Ghiz
 
Valanar
 
Argumentos más vistos
Ángeles y demonios
Escuela de sangre
Academia de Magia
Academia de magia: El despertar.
Datos: La caza de los corazones.
Academia de Magia
La leyenda de los mares
La nueva era élite
Maid Latte♥~!
Escuela de sangre

Comparte | 
 

  La diplomacia no siempre es la solución

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Dobiwoman
Mod
Mod
avatar

Mensajes : 659
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Edad : 20
Localización : En la concha de tu madre

MensajeTema: La diplomacia no siempre es la solución    Dom Oct 02, 2016 11:17 pm

Han pasado exactamente un siglo desde la derrota definitiva de la Oscuridad, situandonos en el año 4650 . Esto no quiere decir que haya paz en el mundo. Sin un enemigo en común, viejos rencores resurgieron en los reinos de los mortales, acompañado por la ambición de querer más poder, de querer ser superior al resto de las naciones. Serkonos fue el primero de tantos en dejarse llevar por estas ideas y, ahora unificado bajo el mandato de los Gallywix, cruzó el Mar Dorado e invadió Etheit, rompiendo quién sabe cuantos tratados y alianzas antiguas. Serkonos tardó meses en tomar el poder del reino, mediante muchas batallas que cobraron incontables vidas. Fariq Gallywix, el faraón de Serkonos no participó en persona en la campaña ya que prefirio quedarse en Kaer Maga para planificar otras dos campañas cuyos objetivos serían Belegost y Gro-Igran. Cuando los serkonos se apoderaron de la capital, Uril Mosshazalvi, comandante de la campañia y actualmente virrey de Etheit, obligó a dimitir al rey y mandó a la familia gobernante a un pequeño oasis en las costas de Serkonos donde serían "invitados de honor" del faraón. Uril también hizo que las principales casas nobles, como los Alarion o los Mallory, firmen un documento en la que cedían sus propiedades y derechos al Estado, mandandolos a cada miembro de estas familias al exilio indefinido. Por otros lados, las casas que apoyaron a Serkonos y/o eran enemigas del derrocado monarca fueron beneficiadas de un modo u otro con titulos nobiliarios. Tambien los campesinos consiguieron algunos beneficios, como la creación de subsidios que impulsen el atrasado sector agrario. Todo esto era hecho para ganarse el temprano apoyo del campesinado.
Las primeras reformas de Uril fue la implementación de una divisón territorial; dentro de Etheit existirían 12 provincias que serían gobernadas por una asamblea de cien personas, en las veinte de ellas representarían al pueblo de dicha provincia. Otras de ellas fue la disolución de las Sombras Blancas y el inicio de una serie de juicios en las que los miembros de las Sombras Blancas serian enjuiciados por crimenes contra el puebo de Etheit. Se creó una registro de magos y hechiceros; si una persona no registrada usaba magia corre el riesgo de recibir la pena capital. Todas los organismos, como las universidades, los colegios de magia o los gremios, son intervenidos por el Estado, se convirtieron en nuevas herramientos del virrey. Sin embargo, los gremios de alquimistas son los únicos que gozan de cierta autonomía y, como ocurre con los campesinos, Uril les otorgó varias ventajas para ganarse la lealtad de dicho grupo. El Ejército Etheita fue reemplazado completamente por tropas serkonas; la gran mayoria de los soldados etheita fueron enviados a misiones de reconocimiento a Gro-Igran y los que se quedaron fueron dados de baja con su respectivo sueldo. No obstante, se impusó el servicio militar obligatorio y el arsenal del reino se diversificó, agregrando armas alquimicas, polvora e instrumentos arcanos.
Ya pasó un ciclo desde la conquista de Etheit y como aniversario, Uril comenzó muchas obras en todo el reino para reparar la destrucción causada por la guerra. No obstante, reprime con salvajismo el minimo foco de rebelion que aparezca en las provincias y no hace nada para resolver los incontables casos de desaparecidos que afecta a los etheita. Aparte, Serkonos lanzó oficialmente una nueva campaña de conquista pero esta vez hacia la desolada Gro-Igran y casi simultaneamente una terrible peste empezo a azotar a Belegost, peste que curiosamente afecta exclusivamente a los enanos y curiosamente se dice que el virrey Uril tiene la cura para ese mal. Serkonos parece imparable... ¿Hasta donde llegara su sed de poder?
 

_________________
Soy tu zorrita bien ardiente papi


Última edición por Dobiwoman el Dom Nov 20, 2016 12:21 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Riuji
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 5283
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 20
Localización : La isla de la Tortuga

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Lun Oct 03, 2016 1:44 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] era una chica menuda y hermosa. Medía poco más de metro y medio y parecía ser una chica frágil y débil. Pero no lo era, ni estaba cerca de serlo. Formaba parte de una de las familias más importantes de Nártidan, su tierra, y era una de las hechiceras más poderosas de su reino. Con solo 24 años ya era líder de su casa y, como si fuera poco, era la Archimaga de Nártidan (Y, como cada vez que una Nailet ocupaba este puesto, era muy posible que se convirtiera en la Suprema Archimaga), además de contar con otros títulos honorarios que la condecoraban como una de las hechiceras que iba a quedar en la memoria de su pueblo por siempre. Así fue con muchos de sus antepasados: Evanna, Mireia, Gemma, Dorcas (Su bis abuelo), la lista era interminable. Todo esto podía hacer pensar lo siguiente: ¿Cómo era que Nártidan se arriesgaba a enviar a su as bajo la manga a territorio enemigo? Etheit y Nártidan siempre habían tenido mala relación, pero, de saber lo que se avecinaba, habrían enviado su apoyo antes de que todo sucediera. Cuando el rey quiso tomar cartas sobre el asunto ya era demasiado tarde, pues el ejercito etheita ya había caído. Sin embargo, a pesar de que salvar a Etheit ya era imposible, el rey decidió que no podía quedarse de brazos cruzados. Lyra contaba con un total apoyo, su pueblo y el Kirin Tor la respaldaban. Si bien se sabía que la imagen de Lyra era bien conocida, nadie podía suponer que era justamente ella la enviada, teniendo en cuenta que las Nailet solían ser muy parecidas entre ellas, no habría forma de que descubrieran quien era exactamente. Ahora si, ocultar que era una sureña era una de las tareas más complicadas que había tenido, pues sus mejillas rosadas gracias al viento helado no se iban con el tiempo, como ella misma había comprobado en sus incontables aventuras por el mundo tanto en su continente, Ber-Kaz-Hum como en las Islas del Sur y los otros dos grandes continentes, Serkonos y Zar-Khan, que el rosado no desaparecía nunca. Por este y muchos motivos más era crucial que no descubrieran su origen y, si alguien llegaba hacerlo, no tendría otra opción que eliminarlo.

Cuando Lyra llegó a la frontera ya era de noche. Había sido escoltada por soldados del ejército de Cohal, quienes habían decidido abandonar el puesto fronterizo y retroceder un par de kilómetros dentro de los bosques. Por allí le sería imposible avanzar a Serkonos, pues el bosque era dominio de los elfos. Sin embargo, la escolta duró menos de lo que Lyra esperaba, los elfos la despidieron en un claro a menos de un kilómetro del final del bosque. Allí el paisaje cambiaba rotundamente, la vegetación era casi nula y el suelo se notaba agrietado, seco, y grandes rocas comenzaban a poblar el camino. "Lugares donde esconderse, quizás.", pensó la muchacha.

Sin embargo, todo eso no importaba ahora, pues, por fin, se encontraba dentro de territorio etheita.


Continua en la capital.
Volver arriba Ir abajo
http://heroesdelroleo.foroargentina.net
Riuji
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 5283
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 20
Localización : La isla de la Tortuga

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Mar Oct 04, 2016 8:04 pm

fuma faso

_________________
— Ojala encuentres la paz. — Susurró Mireia.
— No sabría que hacer con ella. — Contestó su hija, intentado contener sus últimas lágrimas de despedida.
Volver arriba Ir abajo
http://heroesdelroleo.foroargentina.net
Dobiwoman
Mod
Mod
avatar

Mensajes : 659
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Edad : 20
Localización : En la concha de tu madre

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Mar Oct 04, 2016 9:19 pm

El viaje de la frontera hasta la capital eran de unos aproximadamente cuatro horas pero la joven Nailet lo hizo en mucho menos. Era necesarío cruzar dos provincias, Bremervood y Nueva Forgeham. No hay mucho que destacar en su breve presencia en ambas provincias; los daños provocados por la guerra eran casi minimos, ya que las dos regiones se rindieron al llegar la noticia de que el rey fue derrocado. Tampoco pudo ver actividad de las novedosas asambleas gubernamentales, se encuentran "recluidos" pensando en una mejor delimitacion de las fronteras de cada provincia y haciendo valer su autoridad.
A medida que avanzaba a la capital el terreno mostraba ciertas irregularidades. Vegetación quemada, fosas comunes (algunas medio desenterradas por los animales o por el clima), armas abandonadas en el campo de batalla, maquinas de asedio destruidas y restos de arena. Su percepción de maga podía captar vestigios de poderosos hechizos que quedaron aferrados al ambiente. Era abrumador; saturaba sus sentido como si estuviese oliendo un perfume concentrado.
Cuando llego a la ciudad, fue recibida por un pequeño grupo de barcos voladores. Eran cuatro, un gran buque de guerra y tres navios más pequeños. El más grande era lento pero lo compensaba con su gran envergadura; los otros tres parecían más veloces pero eran más compacto. ¿A dónde iban? Quizas a Serkonos o a Gro-Igran con refuerzos. Sea donde sea, la presencia de tal flota sera impresionante. Viejas barricadas eran usadas como murallas para cerrar la ciudad y hacer que solo entren por un solo lado, asi de esta manera se comenzaría a cobrar peaje y a controlar quién entraba y quién salía. Ciudad Capital, como era llamado ahora al corazón de Etheit, sufrió una drastica metamorfosis. Había constructores y albaniles en cada rincon de la ciudad que todavían reparaban la destrucción de los no tan lejanos combates, panfletos de gente desaparecidos pegadas en las paredes, edictos del virrey y propagandas para el servicio militar.

_________________
Soy tu zorrita bien ardiente papi
Volver arriba Ir abajo
Riuji
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 5283
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 20
Localización : La isla de la Tortuga

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Jue Oct 06, 2016 4:29 am

Etheit, la tierra que más sangre inocente había derramado en la historia de los seis reinos. Pensar que a cada paso que daba me adentraba más en lo que había sido el escenario de tantas masacres hacía que se me revolviese un poco el estómago, incluso habiendo participado en tantas batallas que ya no podía recordar como había sido la primera. Claro estaba, nunca podría olvidarme de la primer persona que maté. Era una niña, tan niña como yo en aquel entonces, trece, catorce años como mucho. Ambas éramos soldados que luchaban por su propio pueblo. Por mucho tiempo intenté convencerme de que había ganado por ser la más fuerte, pero luego supe que estaba equivocada. Esos ojos, los ojos de la niña cuando le atravesé el corazón con mi florete fueron... ojos cargados de miedo y tristeza. Ella no quería matarme, yo no quería matarla. No ganó la más fuerte, fue la más cobarde, la que simplemente siguió órdenes y no pudo, aunque sea por esa vez, poner su corazón por delante de su deber. Sacudí mi cabeza, intentando despejar aquel recuerdo tan desagradable, a pesar de saber que me atormentaría de por vida. Nunca pude acostumbrarme a matar, y estaba agradecida por ello.
El clima de Ciudad Capital era más tranquilo de lo que imaginaba. Obreros trabajando, gente en la calle, incluso niños yendo a sus escuelas. Ya comenzaba a aclarar, podía suponer que casi habían pasado cuatro schulz desde la medianoche. Era grata la sorpresa de que, seguramente por la época del año, en Etheit no hacía calor, incluso a esos schulz el aire aún era frío, aunque nada comparable a una mañana en Freylea. Agradecía el no tener que quitarme la capucha, por lo que mi rostro estaba oculto a la mayoría de miradas. Extrañaba mi propia capa, pero llevar el cuervo de Crow en este lugar era equivalente a un suicidio, pues incluso en estas tierras Crow era muy famoso. Sabiendo que aún era temprano y que debía esperar hasta el atardecer para comenzar a trabajar en mi encomienda, decidí buscar una posada en la cual poder beber y comer algo, y porque no tomar un descanso. Deduje que dentro de una posada no sería problema mantener mi rostro descubierto, después de todo no solo los sureños teníamos las mejillas sonrosadas, la gente del mar, que solía viajar mucho, también solía poseerlas, incluso los exploradores y aventureros. El verdadero problema era mi tatuaje, justo debajo de la clavícula izquierda, pero para mi suerte estaba ubicado en un lugar que normalmente llevaba cubierto con ropa. Luego estaba el problema del acento. Imitar el acento etheita me sería imposible, pero al menos podría suavizar mi acento nartidano. Siendo una humana, con suerte me podría hacer pasar por una habitante de Gardean.

_________________
— Ojala encuentres la paz. — Susurró Mireia.
— No sabría que hacer con ella. — Contestó su hija, intentado contener sus últimas lágrimas de despedida.
Volver arriba Ir abajo
http://heroesdelroleo.foroargentina.net
Dobiwoman
Mod
Mod
avatar

Mensajes : 659
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Edad : 20
Localización : En la concha de tu madre

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Miér Oct 12, 2016 12:04 am

El interior de la posada era espacioso, pero no era ni por asomo el más grande que vio Lyra. Su nombre, de origen enano, significaba algo así como: "el Viejo Tocón", no era una traducción exacta porque algunas runas enanas carecían de contraparte en la Lengua Común. Desde que los refugiados de la Primera Guerra Mágica se asentaron en Etheit, el idioma enano se difundió con rapidez en la población, convirtiendose en el segundo idioma más hablado de la región, llegando a desplazar el varisio, la lengua de los antiguos ancestros de los etheitas. Sin embargo, los enanos más conservadores (que para bien o para mal son buena parte de la población) no le gustan para nada que los humanos usen libremente su extenso idioma como si fuera suyo propio, lo ven como una usurpación de su cultura y una ofensa por "asesinar" la lengua que Goldur les dio a sus hijos. Los dueños de la posada era una pequeña familia de mestizos, algo inusual teniendo en cuenta que las relaciones interracioles y sus frutos son MUY mal visto por la sociedad.
A un lado de la recepción/barra se veía una larga escalera que te conducía a unas pequeñas habitaciones; eran caras teniendo cuenta el tamaño de las mismas pero los viajeros generalmente pueden permitirselo. Las paredes, tapizadas con un horrible papel floreado, tenían colgados cuadros, distinciones, recortes de diarios que hacían mencion a la posada y cabezas de animales embalsamados. No tenías que ser muy astuto como para darte cuenta de la gran mancha que había en una de las paredes. Se parecía a las marcas que dejaban los objetos cuando estan mucho tiempo colgado en una pared y son retirados del mismo. Por la forma de la mancha, se sabía que el objeto sacado de la pared era el escudo de armas de la antigua Casa Soberana. Las personas ocultaban todo simbolo monarquico de la "vieja Etheit" por miedos de duras represalias de las autoridades.
La nartidana se sentó en una de las mesas cercanas a la entrada, no por su posición sino porque era la única que estaba vacia. Para ser temprano había mucha gente dentro de la posada y de toda clase. Desde aventureros, enanos, ciudadanos y buhoneros hasta serkonos, mercaderes, poetas y algun que otro mediano. En medio de tanta charla y barullo, un elfo tocaba con un violín "la triste balada de un iluso", una canción que contaba la trágica historia de un granjero que se enamoró de una diosa del lago. Cegado de amor o de locura, se arrojó a las aguas del lago pero no la encontro a ella sino a la muerte, el pobre joven no sabía nadar. Las mágicas notas musicales formaban imagenes en el aire que representaban estrofas de la canción.
Mientras Lyra esperaba a la mesera, entró un [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] y se hizo el silencio. En su mano llevaba una carta amarillenta con un sello azu perteneciente a la diosa Misdent. Caminó hasta la recepción/barra y se la dio al posadero. Su aquel entonces cara de felicidad se amargó con la aparición del soldado y su rostro se contrajo en una mueca de angustia y furia al abrir la carta. Era una citación al Tribunal de Ciudad Capital. Ya es casi vox populis que Serkonos era el autor de toda la miseria por la que pasaba Belegost y ya es casi vox populis la "discreta" entrada de tropas al famelico reino. Para evitar insurgencia entre la población enana de Etheit, el Estado "controla" a este grupo etnica a traves de movimientos como eso. Decenas de enanos fueron citados por supuestos hechos delictivos vinculados con el uso infraccional de la magia, el tráfico de Skoova y/o el apoyo hacia una "Resistencia de tendencia nacionalista que busca sembrar el terror en la renacida Etheit". Un dato curioso es que, gracias un nuevo edicto del virrey, a los sospechado de crimenes graves se les embarga todos los bienes y quedan en manos del Estado hasta que terminen los juicios y demuestre su inocencia. El posadero comenzó a discutir violentamente con el soldado. Bah, el hombre simplemente le gritaba mientras el uniformado, con su mejor cara de poker, le pedía que se calme. Todos especteaban lo que pasaba, entre ellos la hija del posadero que se preocupaba. La cosa se puso aún más pesada cuando el posadero agarro detras de la barra un arcabuz y apuntó directo al soldado. Levantó y retrocedio varios pasos. El ambiente del lugar se puso bien tenso. El mestizo le pedía "amablemente" que se vaya de la posada y no vuelva nunca más o sabría lo que es la furia de un medio-enano. De repente, su arma se volvio de arena y se deshizo en sus manos. ¿Qué tipo de magia era esa? El posadero se quedo paralizado. La propia arena tomó la forma de una serpiente y se enrolló en su grueso cuello. Ejercía la suficente fuerza como para asfixiarlo pero si él queria, le podia romper el cuello con solo pensarlo. Cayó al piso como una bolsa de papa, luchaba inutilmente contra la serpiente de arena. La hija fue rápida a socorrerlo. Sea por piedad o porque no tenia tiempo para reportar un cádaver en el Viejo Tocón, el soldado deshizó la serpiente y se fue de la posada, no sin antes decirle que a sus otros cargos se le suma amenazar a un guardia civil.

_________________
Soy tu zorrita bien ardiente papi
Volver arriba Ir abajo
Riuji
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 5283
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 20
Localización : La isla de la Tortuga

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Miér Oct 12, 2016 12:46 am

Observé con calma y serenidad, no podía armar revuelo ni llamar la atención por muchas ganas de pararme y romperle la cara al soldado que tuviese. Esperé paciente que el soldado se fuera y una vez que estuvo fuera de la posada me apresuré a acercarme al posadero y su hija, quien ayudaba a su padre a recuperar el aliento. Me puse en cuclillas a su lado lo miré directamente a los ojos. Les hablé, con el recaudo de que solo ellos me escucharan.

- Etheit ya no es seguro, señor. Quienes usurparon estas tierras son los mismos que quieren ver a su raza extinta. Nartidan les dará cobijo, le ruego que deje este lugar antes de que sea tarde. Y si no quiere hacerlo por usted, entonces hágalo por el futuro de su hija. El invierno muestra piedad a aquellos que lo necesiten. Le aconsejo actuar con presteza. - Cerré los ojos y, con una velocidad inusual, la posé levemente sobre su cuello. Un leve manto de energía luminosa cubrió el cuello del hombre, que en cuestión de segundos dejó de doler. - Puede que en el pasado Belegost y Nartidan hayan tenido sus diferencias, no deje que este mismo pasado le cueste la vida a su familia.

Volver arriba Ir abajo
http://heroesdelroleo.foroargentina.net
Dobiwoman
Mod
Mod
avatar

Mensajes : 659
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Edad : 20
Localización : En la concha de tu madre

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Dom Oct 23, 2016 7:53 pm

El enano vio con extrañeza a la desconocida que se acercó a ellos. Su cara se agravó aún más pero no por sus palabras sino por el uso de magia. Era una extranjera y, por lo tanto, su nombre no estaba inscripto en el Registro de Magos; aquellos personas que querían visitar Etheit no tenían que usar ningun tipo magia. Algunos enviaban cartas al virrey para les conceda un permiso de hechicería por el tiempo que estuviese en el reino pero todo pedido es rechazado. El Kirin Tor desde la Ciudad Flotante de Dalaran condena las médidas tomadas contra el libre uso de la magia, haciendo que la organización rompiera su neutralidad y apoyara a Lyra para su causa. Si un extranjero usaba magia, era encarcelado y deportado a su tierra. Al no ser ciudadanos de Etheit el Tribunal es mucho mas "piadoso". 
El posadero se levantó del piso, y sin agradecer a la maga siquiera se fue a la parte de atrás de la posada. La hija miró con total desaprobación la tosca actitud de su padre.


- Disculpe a mi padre. Es de esas personas que todavía no olvida las antiguas afrentas de Nártidan hacia Belegost y es demasiado orgulloso como para darle las gracias a un nartidano. Pero le hare entrar en razón que nuestra mejor opción es irnos de aca. Le sera dificil abandonar todo y empezar de nuevo, pero a quién no. Por cierto...

En su libreta de mesera anotó algo rápidamente. Lo arrancó y lo pusó en la mano derecha de la nartidana.

- Van a venir a buscarte. Tardaran porque no eres de aca pero no tengas duda que intentaran detenerte por infrigir la Ley de Regulación Arcana. Vete a esta dirección- dijo ella mientras cerró la mano con la que Lyria sostenía el papel-.Ahi tengo un par de amigos que evitaran tu encarcelamiento. Di que vienes de parte de Henrietta. Quizas te pidan algo de dinero pero son buena gente. Recomiendo que los veas ahora mismo antes de que sea demasiado tarde.

El papel decía: "Calle Mondragon 3481". Esa dirección pertenecía a la Embajada de Cohal, mejor dicho a lo quee queda de ella. El virrey Uril disolvió todo los consulados y obligó a los embajadores extranjeros a volver a sus respectivas naciones hasta que Etheit este completamente reorganizada. Cabe destacar la muerte del embajador de Verem en medio de un fuegro cruzado.

_________________
Soy tu zorrita bien ardiente papi
Volver arriba Ir abajo
Riuji
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 5283
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 20
Localización : La isla de la Tortuga

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Lun Oct 24, 2016 8:07 am

Observé al hombre retirarse. No lo culpaba, sabía de la naturaleza de los enanos y sus llamadas "semi-razas". A pesar del tiempo y de la ayuda de Nartidan para que recuperen sus tierras una decada atrás, cuando yo apenas era una adolescente y recién comenzaba a luchar mis primeras batallas, había muchos que no podían dejar a un lado el rencor. Participar en esa guerra contra Etheit en territorio enano fue una experiencia, aunque única, demasiado fuerte para una niña de catorce años. "También lo fue para la niña que mataste". Intenté borrar ese pensamiento de mi cabeza inmediatamente, aún sabiendo que en pocas horas volvería a recordarla. Era mi herida de guerra, la primera de todas. Todo hubiese sido más fácil si no hubiese sonreído. Esa sonrisa tierna e inocente, contenta de no haber tenido que matarme, de que fuera yo quien hubiese sobrevivido. Abandono este mundo totalmente pura, con sus manos limpias. Sus padres también estaban en aquel campo de batalla. Ambos estaban luchando cerca de ella, observándola, intentando protegerla. No tardaron ni un minuto en llegar y arrodillarse a su lado. La madre me miró mientras que el padre abrazaba el cuerpo sin vida de su hija. Ambos podrían haber cargado contra mi y matarme, vengar la muerte de su pequeño tesoro. Pero no, prefirieron llorar la pérdida de su hija. Yo también perdí gente en esa guerra. Mis padres, mis dos hermanas mayores, mis abuelos. Sabía que los más noble hubiese sido morir, pero no podía permitírmelo: debía seguir luchando, a pesar de que perdiera todo y estuviese sola. Los ojos de esa mujer hicieron que me diera cuenta de que así como veníamos al mundo podíamos abandonarlo en cualquier instante, sobre todo nosotros, que para nuestro reino eramos las armas que deben defenderlo con su vida. No somos personas, o al menos no tenemos la posibilidad de serlo. Somos eso, solo armas. No me atreví a mentirme a mi misma, matar se vuelve mucho más fácil luego de la primera vez y siempre lo había tenido claro.

- Lo entiendo, no te preocupes por ello. Belegost perdió muchas cosas por nuestra culpa. Gemma Nailet se dio cuenta de ello hace tiempo. Nartidan perdió mucho intentando remediarlo hace poco más de diez años, incluso a nuestro rey. - Observé el papel que me entregó e hice que ardiera inmediatamente luego de memorizar la dirección. Posé mi mano sobre la de la muchacha y, dedicándole una amable sonrisa, apreté su puño demostrando agradecimiento. - Muchas gracias, aprecio esto. Quizás, si logramos que esto termine, alguna vez puedas regresar. Lucharé por ello. - Bajé la voz para que solo ella pudiese oirme. - Hay una guarnición élfica asentada en los bosques que se encuentran antes de llegar a la frontera de Cohal y otra luego de ella, ellos los protegerán, los sacarán del reino y los llevarán a Nártidan de forma segura. Se que quizás tengas miedo, pero todo saldrá bien, ellos los tratarán como si fueran familia. Mi nombre es Lyra Nailet, diles que ella te envía, y dales esto. - Me agaché y del interior de mi bota saqué una delicada daga con incrustraciones de diamante en el mango para luego colocarla en su mano. En ella podía leerse de un lado "Somos hijas del invierno, a el obedecemos." y del otro "Que el invierno te tenga piedad, a ti que intentas romper nuestro hielo eterno." - Quiero darte las gracias una vez más. No te preocupes por mi, estaré bien. Espero tengas suerte, Henrietta. Que nos volvamos a ver.

Tomé su mano libre con ambas manos y la estreché con fuerza, dejando una pequeña bolsa de dinero repleta de oro nartidano, moneda que normalmente era aceptada por cualquier comerciante. Sin más me retiré de la posada ante la atenta mirada de todos los presentes. Sin pensarlo dos veces y corroborando que nadie me siguiera, me dirigí a la dirección que Henrietta me había dado, solo detieniéndome a preguntar donde quedaba la dichosa calle dos veces, sin especificar la dirección exacta.

Off: Hacela llegar y que toque la puerta. A menos que tengas preparado algún altercado en el medio del viaje :v
Volver arriba Ir abajo
http://heroesdelroleo.foroargentina.net
Dobiwoman
Mod
Mod
avatar

Mensajes : 659
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Edad : 20
Localización : En la concha de tu madre

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Sáb Nov 05, 2016 10:42 pm


El lugar estaba situado en un barrio residencial de alta alcurnia o lo que quedaba de ella. No había ni una sola alma ahí y era algo lógico. Casi toda la nobleza de Etheit que vivía ahí fue asesinada o enviada al exilio, y lo pocos que quedaron en el reino son complices de los invasores. Aún siendo victimas de saqueos y protagonistas de muchos combates, las casas (que eran mas palacios que casas) conservaban una lugubre belleza. Se notaba la influencia enana en sus arquitecturas. La Embajada de Cohal se destacaba entre todas las mansiones por su estilo elfico y su angostura. Como todas las casas abandonadas, tenía las ventanas y la puerta selladas con tablones de madera. El gran porton de entrada había sido cerrado con gruesas cadenas de hierro y treparlo no era una muy buena opcion si veías las picas que lucían la parte de arriba del porton. La mansion era de unos dos pisos con un pequeño balcon en e frente y un gran mastil donde tendría que lucir la bandera de Cohal. Dicho mastil era rodeado por dos estatuas de grifo.
Lyria estaba en el lugar. ¿Ahora qué era lo siguiente?. Un hombre con un saco en la cabeza apareció justo al lado de la nartidana sin ningun ruido. Se puso en frente de ella y la inspeccionó detenidamente. Viendo que era la extranjera que Henrietta avisó que vendría, el sujeto posó su mano en el hombro de ella y en un pestañeo los dos aparecieron en un lugar completamente diferente, bastante lejos de la embajada abandonada. Otros cuatros hombres con la cabeza cubierta por un saco los esperaban en una sala que otrora fue el almacén de una fabrica abandonada. Quien llevo a Lyra al lugar realizó una pequeña reverencia a ellos cuatro y desapareció. El salon era espacioso pero completamente vacio y aparte estaba casi en penumbras, haciendo que no se pueda diferenciar muy bien los rasgos fisicos de los encapuchados. No obstante, los atentos ojos de Lyra podía observar que uno de los cuatro tenía el brazo derecho recien vendado por, al parecer, una herida reciente. Este mismo sujeto fue quien habló de ellos:


- ¿Cuál es tu nombre y qué es lo que necesitas?

Su voz era demasiada grave como para ser la suya. Quizas un encantamiento la modificaba para no ser reconocido. Ingenioso.

_________________
Soy tu zorrita bien ardiente papi
Volver arriba Ir abajo
Riuji
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 5283
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 20
Localización : La isla de la Tortuga

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Dom Nov 06, 2016 8:00 pm

El traslado al punto de reunión, o lo que fuese ese lugar, fue tan repentino que no pude evitar sentir una gran desconfianza. Era un lugar desconocido, en territorio desconocido. YO era una desconocida, una que corría el peligro de perder la cabeza al doblar en cada esquina. Miré a cada uno de ellos y a sus llamativas heridas. Ver sus rostros, incluso para mi, era imposible, apenas podía distinguir algún que otro rasgo facial con poca nitidez. Miré a cada uno de ellos a donde supuse que estaban sus ojos y, luego de respirar profundo, conteste la pregunta sin titubear ni demostrar el nerviosismo que sentía.

- Mi nombre es Lyra Nailet, hija de Ginevra Nailet. Lider de la casa Nailet de Nártidan, Archimaga de Nartidan y Dama, primera clase. Supervisora en jefe del Honorable Ejercito Nartidano y Guardiana de los Secretos de Nártidan. Representante de Nártidan en la Triple Alianza. Jefa del comité de hechiceros de Nártidan. Quiero crees, mis señores, que saben con exactitud lo que busco.
Volver arriba Ir abajo
http://heroesdelroleo.foroargentina.net
Dobiwoman
Mod
Mod
avatar

Mensajes : 659
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Edad : 20
Localización : En la concha de tu madre

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Jue Nov 10, 2016 7:54 pm

Los encapuchados cruzaron miradas entre sí. No sabían exactamente qué hacer ahora. Al encapuchado que habló se lo notaba molesto, no entendía por qué Henrietta no le dijo que la extranjera era alguien de MUCHA relevancia. Bah, generalmente nunca se decían los nombre o cualquier cosa relacionado con la identidad porque siempre es mejor el anonimato... pero esto bien podría haber sido una buena excepción. Leves susurros se escucharon entre ellos. Dos de los encapuchados ponía en duda que sea quién decía ser. Los otros dos estaban seguros que quizas decía la verdad, solo un loco diría tal cosas sin serlo, y sobre todo en frente de cuatros desconocido. El hombre herido volvió a hablar.

- Sabíamos qué era lo que quería una joven doncella de Nártidan ¿Pero qué es lo quiere Lyra Nailet? en Etheit?

_________________
Soy tu zorrita bien ardiente papi
Volver arriba Ir abajo
Riuji
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 5283
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 20
Localización : La isla de la Tortuga

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Dom Nov 13, 2016 9:45 am

No me molesté en demostrar la molestia que me generaba la desconfianza de dos de los encapuchados. Antes de responder, creí que sería mejor desmoronar sus dudas. Me quité la túnica y la dejé a un lado. Tiré del suéter, dejando al descubierto mi clavícula y el tatuaje que la decoraba. Era una simple palabra con una caligrafía pulcra y hermosa: "NAILET". Me puse de espaldas y me quité tanto el abrigo como la camiseta, los cuales utilicé para cubrir mi torso. Desde omóplato izquierdo, subiendo al cuello y bajando al otro omóplato podía verse la extensión del ala de un [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo], el cual continuaba por lado izquierdo de mi espalda. Volví a ponerme la ropa y esta vez levanté la basta izquierda del pantalón para enseñar mi [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]. Por último, luego de bajar la basta de mi pantalón a su posición normal, retiré la manga derecha de mi suéter y mi camiseta hacia atrás, mostrando mi último y [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]. Era el más significativo y sentimental de los cuatro, pues cada cuervo simbolizaba las perdidas que había sufrido durante toda mi vida. Era una forma sencilla y personal de rendir homenaje.

- Espero que eso sea prueba suficiente para disipar sus dudas, señores. Mi misión en este lugar es secreta, aunque me atrevo a pensar que tienen una vaga idea, algo mínimo, del contenido de este encargo. Puedo decir que, a grandes rasgos, estoy aquí para desbaratar al ejército serkonita e impedir que llegue a suelo nartidano. Entenderé que suene gracioso para algunos, enviar a una simple hechicera, a una mujer, contra todo un ejército. Pero no estoy sola, allí afuera hay mucha gente que necesita de alguien en quien confiar, alguien les dé el empujón que necesitan. Necesitan a alguien en quien creer, y no me refiero a mi misma, sino a ellos mismos. Etheit no está perdida aún y, a pesar de las diferencias que hayan tenido nuestros reinos, tengo la intención de salvarla. Es por eso que necesito su ayuda, señores. No busco nada con precisión, pero agradeceré cualquier dato, cualquier herramienta, cualquier cosa que puedan facilitarme.
Si ustedes aún resisten es porque conservan la esperanza de salir adelante, que aún haya gente dispuesta a luchar es lo único que necesito escuchar.
Volver arriba Ir abajo
http://heroesdelroleo.foroargentina.net
Dobiwoman
Mod
Mod
avatar

Mensajes : 659
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Edad : 20
Localización : En la concha de tu madre

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Mar Nov 22, 2016 8:01 pm

Los sacos sobre las cabezas impedían ver las reacciones de los hombres pero parecían que ya no tenian duda alguna de que era ella. Sus palabras quedaron sonando en las cabezas de los encapuchados, no es algo de todos los días que alguien venga y te dé un pseudo discurso. Se llego a escuchar decir a uno de ellos: "Hay que llevarlo si o si con él". El hombre herido asentó y se dirigió a la nartidana.

- Nosotros no somos los indicados para ayudarte. Nuestro lider sera quien despeje tus dudas y resuelva tus problemas. Acompañenos.

Salieron de la sala oscura y entre los cuatro la escoltaron hasta su lider. En efecto, el lugar en donde estaban era una fabrica abandonada hace varias decadas. Era grande pero se estaba cayendo a pedazos. En el techo tenía agujeros por el que se filtraba la luz y la humedad carcomió casi todas las paredes del edificio. Para llegar hacia el lider primero tenían que pasar por el corazón de la fabrica, la zona de ensamblaje que ahora actuaba como enfermería, armería y sala común. Camas con heridos, espadas medio oxidadas y pequeñas sillas de descanso convivían en un mismo lugar. Lyria pudo ver unas cincuenta, sesenta personas en el salon haciendo distintos trabajos o simplemente descansando luego de un dia dificil. No vio más que eso porque los encapuchados se colocaron alrededor de ella de tal manera para que no mirara nada. Generalmente a las personas que hablan con el lider se les venda los ojos, pero no lo hicieron con ella. Pensaron que quizas reaccionaría mal si lo hacían.
Descendieron al subsuelo a traves de unas escaleras un poco derruidas. Esta todo casi a oscuras, solo unas lamparas de aceite a medio prender intentaban iluminar el lugar. Ahí abajo se notaba aún más la presencia de la humedad. Para cruzar el pasillo que llevaría hasta su lider tenian que tener cuidado de no chocar con ninguna de las muchas tuberías que habia allí; varias de ellas goteaban. Una rata paso entre sus piernas pero uno de los encapuchados la capturó agilmente con sus manos. Siguieron caminando. A lo largo del pasillo había unas cuatro habitaciones pero la única que "importaba" era la última de la derecha. Entraron, sin pedir permiso alguno. En la habitación la maga nartidana se encontro con dos maquinas de imprenta en pleno funcionamiento, grandes pilas de papeles, a un joven semielfo y a un [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] de unos cuarenta y tantos años. Ambos estaban manchados con tinta y tenian impregnado el agrío hedor de la transpiración. El mestizo podría pasar tranquilamente por un elfo, si no fuera por su robustez y sus toscas ragos faciales. El otro hombre era común y corriente, no tenia aspecto de guerrero, tampoco ni una pizca de esencia magica en su ser, era 100% mundano.
Al margen de esto, Lyra lo conocía perfectamente, y como no conocerlo. Era famoso mundialmente en casi todos los continentes y no era por ser un poderoso mago, el guerrero más fuerte del mundo, un inventor de numerosas maravillas, el lider de alguna importante casa noble o ser un heroe protagonista de miles de hazañas; era famoso por su vasto conocimiento. Filosofo, economista, teologo, historiador, matematico, abogado y en sus ratos libres, arcanista (nombre que reciben aquellos estudiosos dedicados a la parte teorica de la magia), Thaddeus Bonfard es una de las mentes mas brillantes del mundo pero no por eso es una persona querida. Su critica recalcitrante hacia la nobleza, la burguesía y el sistema monarquico hizo que se ganara el odio de las clases altas y de gente muy poderosa; sus libros y ensayos estan prohibidos en toda nación que haya un rey. La muestra más reciente de su ideología fue su octavo libro lanzado en 4643 , "la hegemonia de la sangre azul", que hablaba cómo todos los nobles de Etheit, entre ellos los Alarion y las grandes dinastias de reyes, consiguieron todo su poder a traves de la explotación de las "clases inferiores" (el campesino, el minero, el no-mago, el soldado mal asalariado, etc) y no por merito propio. Tambien menciona en ese libro que las ya mencionadas clases inferiores no podían progresar dentro de la sociedad (el campesino nunca sería como un noble o el minero jamas se volvería terrateniente; "estancamiento social"), la existencia de una mala distribución de las riquezas en Etheit, el uso de la población mundana como peones por parte de los sectores magicos, cómo la repugnante ambición de poder de las casas nobles termina perjudicando siempre al pueblo llano y critica a la farsa que tanto arruinó Etheit, la denominada "monarquía justa". No falta decir que Thaddeus es el principal exponente del gloverismo, una corriente filosofica creada por Glover Mallory que critica los grandes defectos de la monarquía y propone una forma de gobierno alternativa. Con el paso de los siglos el gloverismo fue mutando y aparecieron distintas ramas de la misma pero él coincide con las ramas mas tradicionales que buscan instaurar una republica mediante una Junta General integrada por funcionarios elegidos solamente por el pueblo. Aquellos "sectores opresores" no tendrían ningun tipo de poder politico, como elegir a dichos funcionarios. Y por pensar de esa manera, algunos monarcas lo ven como una verdadera amenaza y le ponen precio a su cabeza. Por eso Lyra lo reconoció al instante, más de una vez se topó con carteles de recompensa junto con una hermosa imagen de su rostro.
Thaddues la miró, desconcertado. ¿Quién era ella y qué hacía ahí?. Sus preguntas las respondió uno de los encapuchados cuando le contó al oido todo los detalles. Su cara cambio a la de una mueca de sorpresa.


- Lo primero y principal, ¿Cómo has terminado aquí, Lady Lyria? Bah, no importa. Llegas un ciclo y medio tarde

Sacó del bolsillo un pañuelo de tela para limpiarse las manos de tinta. Mientras le ordenaba al semielfo que continuase con el trabajo, Bonfart analizaba a la maga con la vista. Ya todos conocen su apatia con la nobleza, sea del reino que sea. Nacido en un pueblo minero al sur de Etheit, tuvo un origen muy humilde y desde una temprana edad leía de forma autodicta libros abandonados, adquiriendo mucho conocimiento. En un viaje al corazón del reino llamó la atención de Walfried Bourdon, un importante pensador de la época, destacado sacerdote de Nozdormu (dios del conocimiento y del destino), fundador de el Circulo (algo parecido a un club donde intelectuales, escritores, artistas y magos se reunían diariamente para debatir, comparar teorias, elaborar ideas o hablar sobre lo que pasaba en el mundo) y ex miembro del Consejo Real. Bourdon volvio a Thaddeus su alumno y lo guio por el camino del saber.  

- ¿Sabes quienes somos todos nosotros? ¿Qué es lo que hacemos?

Claramente ellos eran de la resistencia pero dentro de ella había dos grupos completamente opuestos: la Vieja Guardia y la Voz del Pueblo. El primer grupo es ultranacionalista, quiere una Etheit solamente para etheitas, considerando etheita unicamenta a los humanos cuyo linaje proviene de Varisia(el poderoso reino antecesor a Etheit) excluyendo a las personas nacidas en el reino que no sean humanos o mestizos. La Vieja Guardia busca restaurar los antiguos valores y tradiciones de sus ancestros, exceptuando en el tema religioso. Impondran el culto a Arkay como religion ofical del reino y transformar a Etheit en una nacion monoteista. Si logran echar a Serkonos del territorio y salvar al rey, obligaran a la Corona a que Etheit se enfoque puramente en las artes arcanas y le de distintos privilegios a los hechiceros. La Vieja Guarida tiene una meta muy ambiciosa: reconstruir el Sacro Imperio Varisio, la cual abarcaba los reinos que ahora son Gro-Igran, Arengeith, Etheit, Belegost y Cohal. Obviamente ese objetivo se lograría únicamente invadiendo y sometiendolos, como hicieron miles de años atras los varisios con sus ejérctos de jinetes dragones. Los miembros de la Vieja Guardia son generalmente son militares, veteranos, magos, personas de clase-media alta, fanaticos de Arkay y supremacistas humanos. Este grupo es apoyado economicamente por los nobles exiliados y por la propia Iglesia de Arkay. En cambio, la Voz del Pueblo quiere acabar con la monarquía para que Etheit sea gobernada a manos del pueblo y no por una pequeña minoría. Anhelan terminar con los numerosos privilegios de la nobleza y regular de un modo más moderado el uso de la magia. En temas religiosos planean crear un panteon donde donde se destacarian solamente cuatro dioses: Misdent, Nozdormu, Abadar (dios del comercio, la codicia y las riquezas, patrono de los comerciantes) y Jephre (antiguo dios de la luz, posible "hermano menor" de Khazum. Es muy venerado en el Continente Oriental). la Voz del Pueblo teorizó en sus tantos comunicados que publica semanalmente que Etheit salda de la mediocridad y se destacara del resto si centra sus recursos en el conocimiento, el comercio exterior y el sector agricola. Quienes pertenece a la Voz del Pueblo son en su mayoria personas de las clases baja, mundanos, campesinos, mestizos, etheita no-humanos, intelectuales, abogados, comerciantes y adoradores de los mencionados dioses.

_________________
Soy tu zorrita bien ardiente papi
Volver arriba Ir abajo
Riuji
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 5283
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 20
Localización : La isla de la Tortuga

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Miér Nov 23, 2016 2:43 am

La arquitectura me hacía acordar a las viejas historias que mi bis-abuelo, Dorcas, había contado a su hijo, mi abuelo Zoet, y que el solía contarme cuando era pequeña. El estado de la fábrica era deplorable, podía sentir el nudo de desazón que me cerraba la garganta. Me hubiese gustado gritar, pero callé. Jamás había visto algo semejante, ni siquiera dentro de la guerra. Pero claro, esto ni siquiera era una guerra, Etheit nunca tuvo oportunidad. Las caras de los niños en aquella enfermería, o lo que fuese, podrían tranquilamente haberme desgarrado el alma en mil pedazos. Y no, no lo hicieron, tan solo avivaron el fuego que corría por mis heladas venas, aquel anhelo de, a pesar de no ser mi tierra, devolver a Etheit lo que le habían quitado. No podía permitir que algo así siguiera sucediendo, ni aquí ni en ningún otro lugar. Aquella batalla en la que Etheit se había metido sin intención, una batalla que estaban destinados a perder. Lo que había visto en las calles no era comparable a lo que veía ahora. La verdadera Etheit estaba aquí, en esa enfermería, luchando por no desaparecer.

- Thaddeus Bonfard. Jamás creí que te conocería. Puede que te sorprenda, pero he leído tus libros y estoy de acuerdo con muchas cosas de las escribes. Es una pena que no todos puedan apreciar el verdadero contenido de tus escritos. Henrieta me ha dijo que ustedes podían ayudarme. - Observé al hombre de pies a cabeza, sin molestarme en disimularlo. El que creía el hombre más sabio de los seis reinos estaba frente a mis ojos y no había intentado matarme, como había supuesto en un inicio. - Lyra, no Lyria, aunque no puedo ofenderme, tengo que aceptar que son nombres muy parecidos. Y lamento la tardanza, me hubiese gustado llegar hace mucho tiempo... o mejor dicho, me hubiese gustado llegar a tiempo. Quizás no me creas, ni tu ni ninguno, pero he venido aquí con un propósito. He visto lo que ha hecho Serkonos a tu tierra, Thaddeus, y aunque seamos enemigos naturales no puedo permitirlo. No puedo permitir que se someta a un pueblo de la manera que lo han hecho, no puedo permitir que un reino sea prácticamente borrado del mapa. Durante siglos hemos luchado entre nosotros, ambos hemos tenido buenos y malos líderes, diferencias que nos han hecho empezar guerras inútiles sin sentido. Sé que está es la resistencia que he estado buscando desde que pisé Etheit, sé que si existe una resistencia, es porque aún la esperanza se mantiene vigente. Nártidan me ha enviado y, aunque se que nuestras costumbres van en contra de tus principios, por esta vez te pido que olvidemos nuestras diferencias y me dejes unirme a tu causa. Si, soy una nartidana en tierra etheita intentando arreglar las cosas que hemos hecho mal durante tanto tiempo. Así como Etheit se ha equivocado, Nártidan se ha equivocado peor, a través de los siglos mi gente ha cometido atrocidades hacia tu pueblo y me he dado cuenta de ello, como cada nartidano que por fin pudo abrir los ojos. Evanna, Mireia, Gemma, Dorcas, Zoet y Ginevra, todos ellos líderes Nailet y por supuesto nartidanos, lo tenían claro. Etheit y Nártidan no necesitan luchar, ya no más. Nártidan los apoya, Thaddeus, porque sabe que no solo la vida de tu gente está en peligro, la de nuestro propio pueblo también. Debemos unir fuerzas. Si tu pueblo lo necesita, seré un soldado más en esta tierra. Lo que vi en esa enfermería eran las ascuas de una hoguera que lucha por no apagarse. Déjanos, o mejor dicho, déjame ser esa brisa que necesitan para volver a arder.- Caminé sin demostrar nerviosismo, con una expresión seria y segura en el rostro, incluso podría decirse que cargada de confianza. Me detuve frente a Thaddeus, tan cerca que podía sentir su hedor a transpiración así como el mi perfume gardeano, el cual había sido un regalo de la princesa Letizia. - Y por favor, no sea tan ingenuo, no crea que voy a permitir que su respuesta haga que una espada serkonita nos corte la cabeza. Morir no está en mi agenda, al menos de momento.

_________________
— Ojala encuentres la paz. — Susurró Mireia.
— No sabría que hacer con ella. — Contestó su hija, intentado contener sus últimas lágrimas de despedida.
Volver arriba Ir abajo
http://heroesdelroleo.foroargentina.net
Dobiwoman
Mod
Mod
avatar

Mensajes : 659
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Edad : 20
Localización : En la concha de tu madre

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Mar Dic 06, 2016 12:59 am

Le parecio gracioso que Lyra le corrijiera. Al ser un genio, generalmente no ocurría nunca. Prestó atención a las palabras de la maga y no sé dejo achicar cuando se puso tan cerca de él. A pesar de ser mundano y gracias a sus años dedicado al arcanismo, Thaddeus sentía su poder mágico con tanta claridad que lo inquietaba un poco. La dulce fragancia del perfume no ocultaba el aroma a invierno que emanaba el aura de la joven Nailet pero solo se lo percibía de cerca. Que hubiese leido sus libros no lo tomó por sorpresa. Muchos nobles lo han hecho, sea para refutar las ideas del libro o para saber el porqué de su censura. Lo que no puede decir es que esos nobles esten de acuerdo con sus planteamientos; solo una gran minoria de esos lectores lo han estado pero demostrarlo abiertamente sería para ellos un suicidio social. Bonfart apreciaba la sinceridad de sus palabras; ella realmente sentía lo que estaba diciendo y no era puro palabrerío para ganarse su confianza. A veces parece de fantasia lo magnanimo que pueden ser los Nailet. ¿Nartidan ayudando a su peor enemigo simplemente porque su pueblo sufre? Thaddeus no se tragaba esa mentira. Lo hacen porque quieren echar a los serkonitas de Etheit no por altruismo sino para que no lleguen a su amado reino o al de sus aliados, eso lo tiene claro. Rechazar la ayuda de Lyra sería una estupidez pero ¿estaría traicionando sus principios al aliarse con el miembro de unas de las familias mas influyentes de Nartidan, la quintaesencia de la nobleza de ese reino? Quizas si, quizas no. Ya ha hecho pactos y alianzas con aristocratas en otros momentos; él esta dispuesto a lo necesaria para cumplir con sus objetivos, sin importar si esto lo vuelve un hipocrita.

-  Tu ayuda no solventara todos las diputas que han tenido nuestro reinos a lo largo de los siglos, pero es un buen primer paso. Si nos ayudaras, voy a tener que informarte muy bien de lo que esta pasando en el reino. Vamonos a mi despacho.

Salieron juntos de la sala de imprenta. Su despacho estaba situado sobre ese mismo pasillo; era la antepenultima puerta de la derecha. La puerta se abrió sola, Bonfart unicamente apoyó levemente su mano sobre ella. Un encantamiento hacia que se abriera ante su presencia, eso permitía que no haya ningun tipo de intrusión. El llamado "despacho" hacia también de habitación y tesorería. El lugar era grande pero daba la impresion de ser mas chico por todos los muebles que tenía. Había un escritorio de madera de Gristol con dos sillas un poco torcidas por el tiempo. Casi a su lado veías una cama andrajosa donde él descansaba todas las noches. Tenía dos estantes, en una mostraba distintas reliquias y artefactos antiguos con un gran valor historico; en el otro lucía su colección personal de libros, eran pocos pero muchos de ellos superaban los casi cuatros siglos de existencia. En la pared tenía pegado un mapa actualizado de Etheit con sus nuevas provincias, las zonas militarizadas, bases aliadas y enemigas, puntos de importancias, lugares tomados por la Voz del Pueblo y otros tipos de información. Al margen de esto, tambien tenia en las paredes una larga pero incompleta lista de desaparecidos, un planisferio de los cuatro continentes conocidos, un mapa detallado de Ciudad Capital y otra de Serkonos, acompañado por recortes de diarios, edictos del virrey, anotaciones de Thaddeus y retratos (bastante realistas y dibujados por él) de las personas que él esta interesado, sea porque estuvieron involucrados en la invasión de Serkonos, son rebeldes, apoyan a la Vieja Guardia, pueden ser posibles aliados o permanecen "desaparecidos". Entre esas decenas de retratos estaban la de algunos Alarion, la de los reyes de la Triple Alianza y, para sorpresa de Lyra, varios nartidanos (entre ellos los lideres del mitico gremio Crystal Rain).
Ignorando toda la parafernalia de las investigaciones, había tres cosas que destacaban de la habitación: la primera de ellas eran los dos cuadros que estaban colgados en la pared. Uno de los cuadros mostraba a un famoso paladin de Jephre, Sir Ellevart, luchando contra la oscuridad de Galvani. El segundo cuadro era un paisaje (un conocido bosque de Verem a la anochecer, bañado por las luces plateadas de la luna). Los dos cuadros tenian la firma de Breanna Ashworth, una famosa pintora gardeana. Se podía decir que es el Thaddeus Bonfart del arte, ya que domina con maestría la pintura, la arqutectura, la poesia, la escultura, la música y el teatro. Pero ¿Qué hacía Bonfart con dos cuadros originales. la joven Asworth? No parecían ser replicas, son demasiado perfecto como para serlo. La segunda cosa que destacaba eran el altar improvisado que armó en uno los rincones de la habitación,  con varias ofrendas, velas, sahumerios y cuatro efigies que representaba a los los dioses a los que estaba dedicado el altar. De las cuatros figuras Lyra reconoció al instante la de Misdent, una doncella de porcelana empuñando su florete caracteristico. Sin embargo, la figura más grande de los cuatro era la de Jephre, hecha de mármol de Gardean y tallada con la forma de un hombre alto, flaco y encapuchado. La tercera cosa que destacaba era las dos cajas fuertes que había en el despacho. Ambas eran absurdamente grandes, una estaba puesta casi en frente de la puerta, a pocos centimetros del armario de Bonfard; la segunda estaba incrustada en la pared, cercano a la cabeza embalsamada de grifo invernal que se lucía como trofeo de caza. Eran de origen enano, el tamaño no era lo que lo delataba sino su complejo mecanismo de seguridad, los materiales con los que estaba hecho y las runas talladas en el exterior de la caja fuerte que la convertía practicamente inmune a todo tipo de hechizos y maleficios. Esas caracteristicas las vuelve la elección predilecta de toda persona con dinero. La que estaba en frente de la puerta resguardaba gran parte de los fondos de la organización, sin ella la Voz del Pueblo se iría a pique. Es un misterio lo que guarda la segunda caja fuerte pero debería ser muy importante o de gran valor si se lo escondia en una caja fuerte de esas caracteristicas.
Con una seña indicó a la maga que se siente. Con un pequeño vistazo Lyra miró sobre el escritorio una carta escrita a medias, otras tres cartas más abiertas y unos cincos sobres sin abrir, además de un cuaderno cerrado, una pluma y la tinta. Parece que Thaddeus se mantuvo entretenido durante todo el ciclo con la correspondencia. Mientras Lyra se ponía comoda, él agarró del armario un licor añejo de color azul luminoso, y tomó dos copas limpias de un pequeño cofre de madera. Sirvió cuidadosamente la bebida, le acercó la copa a la nartidana y se sentó. Con una gran rapidez Thaddues agarró todas las cartas, las abiertas y las que no, y las guardó en uno de los cajones del escritorio. Clavó su mirada en la maga y preguntó, sin él  haber tocado aún su copa:


- Antes que empezar, tengo la curiosidad de saber cómo llegaste a Etheit sin ser atrapada en la frontera o de cómo te contactaste con Henrietta.

_________________
Soy tu zorrita bien ardiente papi
Volver arriba Ir abajo
Riuji
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 5283
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 20
Localización : La isla de la Tortuga

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Miér Dic 07, 2016 9:07 pm

Antes de contestar sus preguntas me puse de pie y caminé hasta el mapa de Etheit sin ningún tipo de escrúpulo. Posé mi dedo y detallé un recorrido mientras murmuraba un par de palabras en un idioma que Thaddeus no comprendería, pues era la lengua de su familia, un idioma solo comprendido por los Nailet que había sido creado incluso antes de los Cuatro Cuervos. Sin mirar a mi anfitrión, continué por mirar los retratos de los tres reyes, para luego seguir observando a los demás, deteniéndome exclusivamente en Rey de Lillibeth. No pude evitar sonreír, aunque tomé mi postura seria inmediatamente, rogando porque Thaddeus no lo hubiese notado. El octavo líder de Crystal Rain, un equivalente a ser un Cuervo de Crow, como lo era yo. Era un joven amable y noble, a pesar de lo que mucha gente creía Crystal Rain mantenía una fuerte lucha interna, y Rey era quien comandaba a aquellos que estaban en contra de las viejas costumbres de su gremio.

- Rey de Lillibeth. Es un buen chico, ese Rey, algo fuera de lo común teniendo en cuenta de donde proviene. No me sorprendería que acabara siendo el único líder de su gremio. No quiero sonar engreída, pero si no fuera porque soy aún más fuerte que él, él sería el Archimago de Nártidan.

Continué mi recorrido por la habitación hasta llegar al par de cuadros que había visto apenas había entrado. No necesite ver la firma para reconocer los trazos de Breanna Ashworth, levanté las cejas, demostrando sorpresa.

- Curioso. ¿Como es que conoce a Lady Ashworth, Thaddeus? En mis tres visitas a Gardean ella fue la encargada de recibirme, incluso me abrió las puertas de su propia casa. Joven y hermosa, poseedora de un talento enorme. Tan o más famosa que usted, si me permite el atrevimiento. Pero supongo que será historia para otro día.

Sin detenerme demasiado realicé una última parada delante de la efigie de Misdent, sorprendido de lo parecida que era a su figura real. De pequeña siempre había tenido sueños en los que la conocía, a ella y también a Niriel y Blanche. El día que me convertí en Archimaga había despertado en mitad de la noche solo para encontrarme a dos mujeres sentadas a los pies de mi cama. Aunque hubiese sido solo por un momento, había conocido a la diosa de la justicia y a la diosa del invierno, y desde ese momento podía sentir sus voces en mi cabeza. Sus consejos y sabiduría me habían sido de ayuda muchas veces. Desenvainé mi florete, sonriendo, mientras lo comparaba con el de la figura, sonriendo. Luego, guardé el arma y caminé hasta el escritorio y tomé asiento.

- ¿Quién ha hecho esta representación de Misdent? Deberé rechazar la bebida, Thaddeus, no bebo alcohol cuando estoy trabajando. Lamento ser descortés. - Miré la botella y luego la copa. - Aunque no rechazaré un chocolate caliente. Conocí a Henrietta en la posada de su padre. Ayude a su padre, aunque él no lo haya tomado demasiado bien, y ella me envió aquí. No se que tenga que ver ella con la resistencia, fue una suerte encontrarla. Llegué a la frontera escoltada por elfos de Cohal y a partir de ahí tuve que arreglármelas sola. No puedo decirle mucho más, pero confesaré que fue más difícil de lo que creí, teniendo en cuenta mis esfuerzos por no matar a nadie.
Volver arriba Ir abajo
http://heroesdelroleo.foroargentina.net
Dobiwoman
Mod
Mod
avatar

Mensajes : 659
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Edad : 20
Localización : En la concha de tu madre

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Jue Ene 05, 2017 3:20 pm

Prefirio dejar pasar esos comentarios sobre Rey de Lilibeth, más adelante hablara sobre él. Le intrigaba lo qué decía Lyra en ese idioma desconocido. Thaddeus no era lo que se podría decir un gran conocedor de los idioma; Sabía la Lengua Común, varisio y la lengua enana, y su maestro le había enseñado varios dialectos más, pero el verdadero fuerte de Bonfart eran las lenguas muertas. A diferencia de él, su maestro Walfried hablaba muchos idiomas; era tal su facilidad con los idiomas que varos decían que el propio Nozdormu lo bendijó con el poder de la omnilinguismo.
Bebió un trago del licor antes de responder la primera pregunta que le hizo la nartidana.


- Lamentablemente no tengo el gusto de conocerla. Pese que visitó nuestro reino un par de veces, no tuve tiempo como para encontrarme con ella. Ya sabe, son esas dificultades de ser perseguido en tu propio país.- Acotó Thaddeus con una sonrisa acida- Estos cuadros son de las pocas cosas que pude salvar del Museo de Bellas Artes en medio de la guerra. Ahora mismo el resto de las obras estan en manos de los serkonitas o circulan por el mercado negro.

El Museo de Bellas Artes de Etheit era único en la region porque mostraba una variedad de obras y tambien por la antigüedad de algunas de ellas. En el museo hay jarrones de pocelana que tiene mas años que la propia Cohal y todavía conservan un perfecto estado. Antes, el museo solo mostraba obras creadas por etheitas y varisios para enalceter el talento nacional, pero por influencia del Circulo, empezó a mostrar pinturas y esculturas de otras naciones. Un dato curioso es que el conservador del museo desde su fundación siempre ha sido un Mallory.
Le parecía obvio que se interesara por la estatuill de Misdent. Los Nailet han sido los adalid de la diosa de la justica durante siglos, y el florete que llevaba Lyra, Thaddeus lo reconoció como el florete sagrado de Misdent.


- Se lo compre a un artesano de Jubail. Es una lástima que estemos en guerra con Serkonos porque te regalaría una igual para ti.

Jubail era una de las ciudades de Serkonos, la famosamente conocida como "la ciudad de los dioses". Cada las religion tiene un templo en esa ciudad y todos los dioses son representados de alguna manera en Jubail, incluyendo a aquellos cuyos nombres fueron olvidados a lo largo de los milenios. Es la más joven de todas las ciudades pero tambien la que tiene mas historia; los serkonitas edificaron la ciudad sobre el lugar donde Khazum descendió de las tierras celestiales para acabar con la Noche Eterna, un importante acontecimiento que es tomado como un punto de referencia por los historiadores para los hechos historico usando las letras A.K y D.K (Antes de Khazum y Después de Khazum, respectivamente). Al margen de esto, en Jubail estaba la entidad bancaria más poderosa del mundo, el Sagrado Banco de Abadar. Es un banco muy generoso con los préstamos que da pero se torna vengativo si no le pagan sus deudas. Muchos reyes y emperadores cayeron en la decadencia por rehusarse o retrasarse con los pagos. A partir de la unificación de Serkonos, el faraón usó al Sagrado Banco de Abadar como una herramienta para mejorar las relaciones con los otros reinos. Pero eso era en épocas de paz...
Le pareció raro que pida un chocolate caliente. ¿Qué clase de adulto prefiere eso antes que un licor?.


- Lamentablemente no tenemos cacao. Es de una de las tantas cosas que escasean en Etheit  pero podriamos conseguir un poco para usted, si quiere.

Cuando Lyra terminó de contarle cómo llego hasta ahí, el vaso de Thaddeus ya estaba vacia. Se sirvió una segunda vez y guardó la botella.  

- Bien, ¿Qué es lo que necesitas saber?. Tengo todo tipo de información a su disposición.

_________________
Soy tu zorrita bien ardiente papi
Volver arriba Ir abajo
Riuji
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 5283
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 20
Localización : La isla de la Tortuga

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Jue Ene 05, 2017 8:42 pm

Escuche con atención sus respuestas a pesar de que nuestras miradas no se cruzaran durante un solo instante, pues seguía observando la habitación, particularmente aquel mapa de antes. Una vez que terminó de hablar, supuse que era tiempo de comenzar con lo que me había traído hasta aquí.

- Para empezar no me vendría mal un mapa de esos en mi habitación. No se confunda, no necesito una habitación lujosa, con tener un cuarto privado en el cual poder pensar y realizar mis estrategias y planes será suficiente. Acostumbro a tomar una taza de chocolate caliente durante el desayuno, si fuera posible conseguir un poco estaría muy agradecida. vPor otra parte, me gustaría que me informe en detalle como están las cosas en el reino. Una cosa es verlo desde afuera, pero aquí dentro, en Etheit, está mucho peor de lo que creíamos. Como está la economía, la milicia, con cuantos soldados contamos y a cuantos nos enfrentamos, y también a que. ¿Con qué tipo de armamento contamos? ¿Cuales son nuestras reservas? ¿Que nivel de sanidad tiene el centro de salud? ¿Que tipo de antídotos y venenos poseemos? ¿Hay algún lugar donde podamos discutir nuestras estrategias, algún lugar donde los puestos altos puedan reunirse? Necesito saber todo eso y más, cualquier dato será bienvenido. Oh, y casi lo olvido. No pretendo que usted siga mis ordenes, pero me gustaría saber que tan dispuestos están sus hombres a seguir las ordenes de alguien como yo.

_________________
— Ojala encuentres la paz. — Susurró Mireia.
— No sabría que hacer con ella. — Contestó su hija, intentado contener sus últimas lágrimas de despedida.
Volver arriba Ir abajo
http://heroesdelroleo.foroargentina.net
Dobiwoman
Mod
Mod
avatar

Mensajes : 659
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Edad : 20
Localización : En la concha de tu madre

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Lun Ene 09, 2017 1:30 am

En un pequeño pedazo de papel y con su pluma Thaddeus escribía todas las comodidades que Lyra pedía para estar con ellos. Su letra era demasiada prolija y su mano se movía casi a la velocidad de la luz.

- Hay una pequeña habitación vacia por este pasillo que te podría ser útil. Solo necesita un poco de limpieza y matar los nidos de ratas. Vere que puedo hacer con respecto el mapa y el chocolate caliente

Sacó de los cajones una carpeta tan gruesa que le recordaba a Lyra los libros de historia que le obligaban a leer de chica. Le dió un breve repaso a la carpeta y prosiguio a contarle la situación de su reino.

- Etheit ha tenido muchas perdidos a causa de la guerra, pareciese como si hubiesemos vuelto un siglo atras, justo después de la invasión de Galvani. Esta guerra y sus sangrientas batallas se podía haber evitado. Cuando Serkonos desembarcó y tomó toda la parte oriental de Etheit, enviaron un mensajero que propusó que si el rey bajaba las armas y aceptaba convertirse en un reino vasallo de Serkonos, ellos abandonarían las tierras y permitirían que todo siga como antes, siempre y cuando los ethetas le rindan pleitesia al faraón. Nuestro amado rey y todo el pueblo etheita se negó por puro orgullo nacionalista, lo pagamos caro.    

Lo narró con una notable pesadumbre. Él era uno de los pocas personas que, para evitar un innecesario derramamiento de sangre, el mejor camino era arrodillarse ante el Gallywix, pero poco podía hacer desde la clandestinidad. Incentivó al Circulo a que protestara pero ya era demasiado tarde, el ataque de los serkonitas había empezado.

- El Ejército fue practicamente destruido. No pudimos competir contra las tacticas, la logistica y la superioridad tanto númerica como armamentistica de los serkonitas. Los vestigios del Ejército el virrey los envió a morir a Gro-Igran. Lo mismo pasó con la Armada, las ordenes de caballeria y las hermandades de hechieros. Las Grandes Casas que pusieron todos sus recursos para expulsar a los serkonitas tambien sucumbieron. O estan muertos, encarcelados, desaparecidso o en el mejor de los casos, exiliados en algun reino pequeño.  

Le mostró a ella varios documentos que detallaban cientos de decenas de procesos judiciales. Todos ellos avalados por el Tribunal Etheita de Misdent (la T.E.M)

- Despues de que tomaron la capital y se hicieron con el control de Etheit, disolvió a las Sombras Blancas y condenó a muerte a todos sus miembros. Un destino parecido tuvieron los jefes de los distintos gremios y los decanos de las principales escuelas de magia del reino. Mediante los tribunales se apoderaron de las propiedades de los condenados a muerte y las casas nobles, y le dieron distintos beneficios a los gremios de alquimistas y campesinos. Dividieron el reino en doce provincias y crearon asambleas gubernamentales en cada una de ellas. Es una idea muy gloverista aunque dichas asambleas no representan al pueblo, siguen discretamente las ordenes del virrey. Volviendo un poco al tema de las Sombras Blancas, yo personalmente nunca les tuve mucho cariño y me alegre cuando me entere de su caida pero esos juicios pero no dejan de ser procesos injustos que manchan el nombre de Misdent. Mosshazalvi y sus queridos jueces supremos ejecutaron todo eso en menos de una semana. Su rápidez facilitó la efectividad de sus decretos.  

El T.E.M y sus jueces supremos siempre estuvo a la merced del rey que este sentado del trono, como ocurre en casi todos los reinos. Su única función era validar las médidas arbitrarias que el monarca tomaba, incupliendo las reglas dictadas por Misdent. No es raro que los jueces traicionen a su propia patria para seguir las ordenes del invasor, son oportunistas por naturaleza. De la carpeta sacó una pagina recortada del diario que hablaba sobre las nuevas enseñanzas que instruyen en las escuelas de la magia.

- Mosshazalvi se apoderó de todas las instituciones educativas, tanto mundanas como magicas. Solo estan enseñando tres de las sietes ramas magicas: la alquimia, la magia elemental y la lectura. "Casualmente" el archimago Donovan, jefe de la cómite de hechiceros de Etheit esta desaparecido y lo reemplazaron con un maestro alquimista. Supongo que ya conoces sobre el registro de magos ¿No? Descubrimos que monitorean a los hechiceros con un raro artilugio que crearon los ingenieros serkonitas, una extraña mezcla de magia antigua y ciencia enana. Si construyen más de esos artilugios o aumenta su rango de efectividad, Serkonos tendra una gran ventaja sobre ustedes, los magos. Y como frutilla del postre, el virrey usa los gremios de magos como aparatos de represión.

Etheit era el segundo reino con más hechiceros en el mundo pero sirvió de poco contra las tropas serkonitas que, a falta de tener muchos hechiceros entre sus filas, estan acostumbrado a pelear contra las siete ramas de la de magia, usando distintas estrategias que hasta envidiaría tener un comandante gardeano.  
Thaddeus no necesitaba ningun papel para hablarle sobre la economía actual del reino. Lo sabía a la perfección.


- Etheit esta un poco estancado. La producción de las actividades primarias aumentaron pero la mayoria de los recursos van a Serkonos. El virrey Uril instauró una discreta cleptocracia que a la larga arruinara a Etheit pero sus efectos no son visibles por ahora gracias a los poderosos mercaderes serkonitas. Mitigan el daño de la cleptocracia incrementando los tratados comerciales con los burgueses y campesinos de aca. Los más benificiados son los Celtigar, los pilares de oro que sostienen el gobierno de Uril. Son unos traidores, todos esos Celtigar son unos putos canallas. Colaboraron desde el dia uno con los serkonitas. Ellos, quienes tenían que proteger las costas de invasores, dejaron entrar a los serkonitas a nuestro territorio y permitieron la destrucción de la Armada. Merecen la muerte.

Thaddeus no pudo controlar la rabia que tenia dentro; se le escapo un "pequeño" golpe al escritorio. Los Celtigar era una famosa casa noble, tan poderosa como los Mallory o los Alarion, pero lo que lo volvia influyente no eran el poder arcano de sus miembros sino su inmensa riqueza. Los Celtigar son los dueños de todas las ciudades costeras de Etheit, quienes se encargan de la Flota Etheita, la aduana y el aspecto mercantil del reino. Al ser más ricos que la propia monarquia, el pueblo llano pensaba que los que verdaderamente gobernaban eran los Celtigar. Cada rey intento acabar con ese pensamiento, inutilmente. Quien intentaba destruir a la Casa Celtigar, le salía el tiro por la culata.

- Pero no crea que ellos fueron los únicos que apoyaron a los serkonitas. Deudores del Sagrado Banco de Abadar tambien ofrecieron sus fuerzas para que ellos nos ataquen, entre los que se encuentren latifundistas de Arengeith, duques de Cohal y un par de miembros de la realeza nartidana que te encantara saber, pero por ahora no hablare de ellos. No todos ayudaron a Serkonos por tener deudas, otros tantos lo hicieron porque querian ver a Etheit caer en la mas profunda miseria. Uno de ellos es Crystal Rain y su amado Rey de Lilibeth, si mal no me equivoco... pero cambiemos de tema.

Agarró de la carpeta una recopilación de información militar obtenida de los pocos interrogamientos que la Voz del Pueblo hizo. Cada soldado que capturaba lograba quitarse la vida o se borraba la memoria con una piedra encantada que muchos desconocían de su existencia.

- Hay entre unos 30.000 y 25.000 mil soldados serkonitas en nuestro territorio. El mayor foco de concentración es sin duda alguna aca, Ciudad Capital. A esta cifra se le suman los 60 barcos voladores que sobrevuelan Etheit, una flota de 200 galeras, los quién sabe cuantos gremios al servicio de Uril y los jovenes que estan atados al servicio militar. Su arsenal es variado: armas de fuego, venenos, gases alquimicos, canalizadores de magia, automatas enanos, entre un gran ect. Y todo esto es solo una pequeña muestra del poderio militar de Serkonos.

De la carpeta tomó una larga lista de nombres. La gran mayoria de ellas, desconocidos para Lyra.

- Poco después de que Uril llegase al poder, comenzó a desaparecer gente de toda clase, sea de forma voluntaria o involuntariamente. No dejan ningun tipo de rastro y no sé sabe qué o quién es que los hace desaparecer, pero varios de ellos eran miembros de la Voz del Pueblo, de la Vieja Guardia o representaban algun tipo de obstaculo para los planes de Serkonos. Todo es muy... turbio. No hay duda que Serkonos tiene trabajando bajo las sombras a algo mucho peor que las Sombras Blancas pero lo esconden muy, muy bien.

Cerró la carpeta y se lo entregó en la mano a Lyra para que le echara un vistazo más adelante.

- Le voy a ser sincero, nosotros no tenemos ningun soldado. No somos la Vieja Guardia, quienes forman esta organización son campesinos, intelectuales o comerciantes que nunca en su vida han empuñado una espada, pero aún así luchan y mueren por la Voz del Pueblo. Somos un poco más que el ejército serkonita pero eso pronto cambiara. Nuestro hombres estan armados con espadas viejas, ballestas y mosquetes robados. En materia de pociones y venenos estamos bien armados, por suerte. Nuestros recursos son algo limitado pero nuestros aliados del otro lado del charco prometieron ayudarnos en cuanto puedan. Esta fábrica es el único lugar seguro donde podras conocer a las otras cabezas de la Voz del Pueblo y dentro de poco armare una reunion para que te conozcan. ¿Si van seguir tus ordenes? No sé, quizas. Tú estas más capacitada que yo en temas de guerras y esas cosas, pero no dejas de ser una nartidana. Muchos todavian siguen dolidos por esa guerra que hubo entre nosotros hace una decada atrás. Y aparte de todo eso, sé que hay espias entre mis filas. Topos de Serkonos, de la Vieja Guardia y de otros entes que estan ocultos entre las sombras y usted es mi as bajo la manga, mi daga oculta. Si se enteran que nos estas ayudando, el efecto sorpresa se estropeara.

_________________
Soy tu zorrita bien ardiente papi
Volver arriba Ir abajo
Riuji
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 5283
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 20
Localización : La isla de la Tortuga

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Mar Ene 10, 2017 1:18 am

La situación era mucho peor de lo que esperaba. La resistencia no tenía oportunidad alguna de enfrentar el régimen de Serkonos. No pude evitar sentir impotencia y rabia al saber que estaban pisoteando el legado de Misdent de tal forma. Me puse de pie y posé mis manos sobre el escritorio, ignorando sus palabras sobre Rey. Sabía que había gente que hubiese pagado por ver a Etheit caer, no era algo que me sorprendiera, ni siquiera de alguien como Rey.

- De haberlo sabido yo... no, hubiese sido imposible, nos hubiesen detectado en segundos. Debo confesar que no esperaba demasiado del ejército etheita. Sin ofender, Thaddeus, pero nunca han sido grandes estrategas.

Golpeé el vidrio nerviosamente con uno de mis dedos al mismo tiempo que intentaba encontrar la respuesta indicada a una situación tan delicada. No podíamos darnos el lujo de atacarlos frente a frente y al parecer eran capaces de contrarrestar nuestra magia. Podía usar "eso", claro, pero dar a conocer tan pronto una de las armas secretas del reino no era demasiado sensato. Había algo más, algo que se nos estaba escapando. Era imposible que Serkonos no tuviese un punto débil y mi objetivo ahora era encontrarlo.

- Si es cierto lo que usted dice y los magos corrientes no tienen oportunidad contra los artilugios de Serkonos, ¿Que hay de los magos más fuertes, aquellos que tienen un poder tal que para detenerlos no haya otra opción que matarlos? ¿Cuántos magos de ese calibre tienes en tus filas?
No voy a mentirle, no tenemos posibilidad alguna de ganar. Pero déjeme decirle algo: Mireia Nailet tampoco las tenía y aún así estamos aquí, usted ya conoce la historia. No puedo darle comida, ni armas ni hombres, Thaddeus, pero puedo darte algo mucho más valioso que eso. Puedo convertir a tus hombres en los soldados más fieles y honorables que hayas visto en tu vida.

No podía permitir que Nartidan corriera la misma suerte que Etheit, y si eso significaba que debía ser un soldado más de la resistencia, así sería. Cerré los ojos, intentando concentrarme. Había algo que la resistencia aún no había hecho, algo que era necesario. Encontrar la respuesta me tomó menos tiempo del que hubiese pensado, estaba tan a la vista que me daba vergüenza no haberlo notado antes.

- La Voz del Pueblo ha permanecido en las sombras por mucho tiempo, es tiempo de que las cosas cambien. Demuestrele al Virrey que aún no han vencido, que todavía, en alguna parte, la Voz del Pueblo espera su oportunidad. - Le dí un puñetazo a la mesa, con la mirada encendida. - Solo necesito un poco de tiempo, Thaddeus, y estaremos listos. Allí afuera hay almas inocentes que esperan por usted y su gente. Etheit resurgirá más fuerte que nunca.

_________________
— Ojala encuentres la paz. — Susurró Mireia.
— No sabría que hacer con ella. — Contestó su hija, intentado contener sus últimas lágrimas de despedida.
Volver arriba Ir abajo
http://heroesdelroleo.foroargentina.net
Dobiwoman
Mod
Mod
avatar

Mensajes : 659
Fecha de inscripción : 28/06/2014
Edad : 20
Localización : En la concha de tu madre

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Sáb Ene 14, 2017 3:51 am

Le molestó un poco el comentario sobre el ejército etheita pero le era imposible refutar, en material de tácticas y estrategias las fuerzas armadas de Etheit tomaron a lo largo de la historias varias malas decisiones.
Lyra supo inmediatamente la respuesta con la cara que puso Thaddeus a mencionar a los magos.


- Esos tipos de magos los tiene la Vieja Guardia. Tenemos hechiceros pero no son tantos como queremos, aunque eso sí. Tenemos algo que ellos no... esto.

Sacó de su propio bolsillo una especie de talisman circular con simbolos tallados. Lyra reconoció al instante el material del talisman cuando lo tocó, era hueso de dragón. Emanaba un agradable calor y de los simbolos sentía unas extrañas vibraciones.

- Nos lo dio nuestro aliado del otro lado del mar. Dice que emite unas ondas invisibles que dificulta la detección del artilugio serkonita, siempre y cuando se usen hechizos sencillos y que no emanen demasiada energía arcana. No sabemos cómo descubrieron eso pero por ahora ha sido de mucha utilidad para nuestros hechiceros. La materia prima en Etheit por suerte sobra un poco, el reino pracitcamente esta situado sobre decenas de catacumbas dragonicas pertencientes al Sacro Imperio Varisio.Como yo no usó magia, quedate con el talisman.

Se sobresaltó un poco con su actitud eferversciente.

- Precisamente tiempo no es algo que nos sobre. Las maquinaciones de Serkonos cada vez son mas complejos y nos envuelven lentamente a todos. Si no nos apresuramos, cuando esos hombres esten aptos para el combate, Serkonos probablemente estara desfilando sobre tu capital. No puedes darme armas, dinero ni hombre, lo sé pero hay algo que sí puedes darme y eso lo hablaremos en la reunion...



_________________
Soy tu zorrita bien ardiente papi
Volver arriba Ir abajo
Riuji
Admin
Admin
avatar

Mensajes : 5283
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 20
Localización : La isla de la Tortuga

MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    Dom Ene 22, 2017 12:00 am

Al tocar el talismán mis ojos se iluminaron. Miré el artefacto, luego a Thaddeus y luego al talismán de nuevo. Quería hablar, pero de mi boca no salía palabra alguna. Tan solo estaba ahí, sentada, mirando el talismán boquiabierta y con los ojos como platos.
Me tomó casi un cuarto de schulz en calmarme y poder expresar lo que había pensado desde que había tocado el huesodragón.


- T-thaddeus... el huesodragón no sirve solo para eso. Con esto puedo hacer que tus soldados se conviertan en los mejores magos que Etheit haya visto jamas. Claro que será solo temporalmente y cuando el huesodragón se agote volverán a la normalidad, pero esto puede ser su carta de la victoria. Con mis habilidades, y con esto, puedo destruir el artefacto serkonita de una vez por todas.

Aún temblando dejé el talismán sobre la mesa y me puse de pie, comenzando a dar, nuevamente, vueltas por el cuarto.

- Necesito todo el huesodragón que me puedas conseguir, Thaddeus, absolutamente todo el que me puedas conseguir. Si hago un talismán lo suficientemente poderoso podremos destruir el detector y potenciar a tus magos. Por ahora nuestra victoria depende de esto, no tenemos nada mejor.

_________________
— Ojala encuentres la paz. — Susurró Mireia.
— No sabría que hacer con ella. — Contestó su hija, intentado contener sus últimas lágrimas de despedida.
Volver arriba Ir abajo
http://heroesdelroleo.foroargentina.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La diplomacia no siempre es la solución    

Volver arriba Ir abajo
 
La diplomacia no siempre es la solución
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Leyendas del roleo :: Rol :: Rol de Fantasía-
Cambiar a: